La Sede

Mapa de la sede

Antecedentes históricos

 

La construcción de esta casa, sede de la Fundación José Cardín Fernández, está ligada a la inauguración, en 1845, de la carretera del Salín y a la progresiva ocupación de terrenos que propició una nueva infraestructura, que daría lugar a la creación del barrio de La Oliva. A su apertura se añadieron las reformas efectuadas en la carretera del Puente Huetes y Gijón, una arteria esencial en la trama medieval de Villaviciosa.

 

En 1864 Francisco del Valle será uno de los primeros que soliciten construir una casa en La Oliva, en concreto una vivienda que hacía esquina en la intersección entre las carreteras del Salín y de Gijón.

 

Esta casa lucía fachadas cargadas y encaladas, y en ese estado se conservó hasta principios del siglo XX. Fue hacia 1903 cuando en la principal y en el balcón central de la primera planta, se introdujo un mirador de carpintería y vidrio y se cargaron las fachadas imitando el efecto del ladrillo cara vista.

 

En la década de los 10 fueron modificados otros espacios, probablemente con el objeto de instalar la clínica del doctor Bernardo Cardín en los espacios de la planta baja, que fueron reformados de nuevo a fines de los años 20 y principios de los 30 tal vez debido al inicio de la actividad profesional de su hijo José Cardín Fernández.

 

El edificio tiene una especial relevancia tanto para la historia de la empresa Valle, Ballina y Fernández, S.A., como para la familiar. Fue en uno de sus locales, cuando era propiedad de Francisco del Valle Muñiz, donde sus hijos Eladio y Alberto del Valle Ballina y los otros socios de la Sociedad Regular Colectiva Valle, Ballina y Fernández iniciaron en 1890, la producción de Sidra Champanada.

 

Posteriormente, la casa pasaría a manos de Obdulio Fernández Pando y mas adelante fue domicilio de su hermana, Enriqueta Fernández Pando, esposa del doctor Bernardo Cardín y la familia formada por este matrimonio.

 

Rehabilitación

 

La tipología del edificio responde al modelo introducido por la burguesía a mediados del siglo XIX y documenta la aparición y transformación del barrio a partir del referente románico de la iglesia de Santa María de la Oliva. Se trata de un elemento definitorio del paisaje urbano de Villaviciosa que configura y da valor a un entorno que aglutina las diversas estéticas arquitectónicas imperantes hasta nuestros días.

 

La rehabilitación del edificio está condicionada por el Plan Especial de Protección Urbana de Villaviciosa, lo que obliga a que la conservación de su actual estructura sea la máxima posible.

 

Su emplazamiento es un condicionante máximo ya que se encuentra en el ámbito de influencia de Santa María de la Oliva, formando parte de un entorno en el que es posible “leer” la evolución histórica de Villaviciosa.  Precisamente uno de los objetos de la Fundación José Cardín Fernández es el estudio y difusión del patrimonio histórico-artístico de la Villa y su concejo, y en el cumplimiento de ese fin se inserta su proyecto “Románico en Villaviciosa”.

 

Por todo ello, el patronato de la Fundación se inclinó porque las obras de rehabilitación del edificio fuesen lo mas escrupulosas posibles con  su identidad, respetando tanto sus volúmenes y características físicas como los huecos que configuran las fachadas principales, evitando, de ese modo, que perdiese su auténtica personalidad.

 

Así, el 10 de septiembre de 2005 se inauguró en esta casa la sede de la Fundación José Cardín Fernández. Aunque la institución llevaba mas de siete años funcionando, fue en esta fecha cuando se abrieron las puertas del edificio que iba a albergar, no solo sus oficinas, si no también varios espacios en los que celebrar todo tipo de actividades que materializasen los fines de la Fundación.

© Fundación José Cardín Fernández, 2012. Todos los derechos reservados | Eloísa Fernández, 2 · 33300 Villaviciosa, Asturias, España | Tel./ Fax 985 892 938